20.9.04

3 días en CPH... con Mille y Miguel.

Era invierno en Copenhague... enero de 2003. Invierno danés de nieve y frío.
Mi coche estaba literalmente enterrado bajo la última nevada aparcado en Søndre allé, enfrente de casa... una situación totalmente nueva para mi FIAT punto. Tan baja temperatura para él... pobrecillo!
Una mañana, al pasar al lado del coche, escrito en la nieve en el cristal de atrás estaba la palabra "Málaga"... ostia!, qué raro!. Alguien en la calle, a 3.000 kilómetros de España sabe que entre Málaga y Sevilla hay rivalidad?
Durante algún que otro día, aquello fué sólo un detalle curioso. Pero un día, quitandole la nieve al coche (otra situación nueva para él y para mí), pasó al lado mía alguien que empezó a hablarme en español... "tú eres el del coche de Sevilla, no?", -sí, claro-... "no, es que yo soy de Málaga y fué mi novia la que escribió aquello en el coche", -ah, y eso?, vivís aquí...?-
La conversación sería más o menos así. El caso es que me mudo de Sevilla a Copenhague, y en la misma calle de aquel barrio, a 3 casas mas al fondo, viven Mille y Miguel.
Él malagueño y ella de Copenhague... ella que pasa alguna que otra temporada en España y Miguel que la conoce... y empiezan juntos, y viven su relación en la distancia... y ella se muda un tiempo a Málaga, y luego ella vuelve, y él decide irse a vivir a Dinamarca. Joder!, la misma historia que Sarah y yo en la misma calle!
El mundo es mu´ chico!, Miguel y yo nos llevamos hablando como una hora, abajo, en la calle, rodeados de nieve. Enseguida conectamos... eran demasiadas cosas en común.
Durante aquella época en Copenhague, la del 2003, Miguel me ayudó también en lo que pudo. Me dejó todos sus libros y apuntes de danés (para aprender el idioma), me pasó algún que otro contacto para posibles trabajos (que incluso funcionaron cuándo trabajé en MaxMara aquellos dos días) y alguna que otra cenita hubo en nuestras casas.
Desde entonces, seguimos manteniendo el contacto. Nos hemos visto las dos veces que he vuelto a Copenhague en marzo y ahora en septiembre y también en Málaga, estas últimas Navidades... me encanta mantener este tipo de amistades.
Siempre bromeamos con que al final acabaré viviendo en Dinamarca, que las danesas no abandonan su país... y claro, eso es porque es lo que le ha pasado a él. No sólo no se vienen a España sino que ya se ha casado... por el banco. Se han comprado un piso en otro barrio de Copenhague y nada... a pagarlo en los próximos 15 o 20 años!
Así que nada, Miguel... que nos gustan mucho las nórdicas, ya lo sabemos, y estas lluvias traen estos lodos... menos mal que el piso nuevo está mu bien y la zona igual... pero los espetos y las panzás de pescaito frito, pasearse por el Carrefour y las cañas a un euro... sólo en Navidad y en vacaciones!
Pero viendo esta foto, en vuestro nuevo piso que aun estaba por estrenar... quién te quita a ti de tu Mille?, si se nos cae la baba con nuestras rubias!!!

Así que nada... un abrazo a los dos y que sigamos en contacto... por cierto, que tu blog es este, y que te animo a que sigas escribiendo...


1 comentarios:

Blogger UnderPressure dijo...

Bueno, lo primero decir que me honras con tus palabras y ya sabes que aqui tienes tu casa, que no veas el trabajito que nos esta costando montarla, jaja. Al leer lo del coche cubierto de nieve, y si que es verdad que estuvimos hablando largo rato con aquel frio que hacie en la calle, de pronto he mirado atras y me entrado por el cuerpo una sensacion como de que aquello fue hace mil anios, y por consiguiente de llevar aqui viviendo otros mil anios....

No veas lo que se echa de menos ese sol al despertar, sol de verdad del que calienta y no lo de aqui, que es una lampara. En fin, aguantaremos el tiron y para adelante. Saludos y hasta pronto, amigo.

8:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio