30.9.04

contraste

Dos noches seguidas de Bienal... martes 28 y miércoles 29. Dos noches seguidas con emociones distintas.
La del martes, después de una milagrosa llegada al concierto, ya que a las 9 menos diez estaba en un atasco, a las 9 menos dos minutos estaba en el teatro que no era (me creía que lo que iba a ver era en el Lope de Vega y no, no era...) y a las 9 y 5 estaba aparcando en el único sitio libre en la calle que está junto al teatro de la Maestranza... fué una de esas noches para recordar.
Era la noche de "canciones antes de una guerra", de María Pagés. Bailaora y coreógrafa que no conocía... y qué pena que descubra gente así tan tarde!
Teatro con poco más de media entrada, dudas... pero empieza el espectáculo. Salen 5 bailores y 5 bailoaras, el cajón... y ya se sabía que aquello era bueno. Percusión pura y dura para la danza. Sus sonidos eran seguidos a compás por el cuadro de baile... la presentación presagiaba que no saldríamos de aquello indiferentes.
Y así fué. En esta obra, se nos presentan diferentes músicas, ya fueran en directo, ya fueran desde la megafonía perfecta de este gran teatro, que evocan (al menos para mi idea particular de lo que vi) a diferentes momentos de la historia y del mundo que vienen relacionados con alguna guerra... la Civil española, la postguerra, África, la Segunda Mundial...
Y cada momento, una música, un ambiente, una forma de bailar. Desde lo más puro, hasta matiendo por flamenco "When the saints go marchin´in" o "Blues Dingue". Innovador y puro a la vez...
Y detalles, las luces, las sombras, los tiempos, los espacios... perfecto.
Y sorpresa tras sorpresa. Una cantante negra, recordando con su vestido a África, bella como ella sola, Tsdii Le Loka, hizo las delicias de todos con su voz. Aquello si es fusión, y fusión de verdad y bonita... "trabajando, el negrito trabajando... " cantaba. Y salió un niño de unos 7 años, gitanazo, a acompañarla con su cante. Quejío, los dos a una, ole!
Y María Pagés, que bailó 4 de as 12 partes en las que estaba dividido el espectáculo... guau!, para quitarse el sombrero... cómo llena esta mujer el escenario con esos brazos eternos que tiene. Qué plasticidad, qué mujer, "nanas de la cebolla" de Serrat con ese vestido blanco... qué bonito!
Se hizo corto. Al final, un mensaje, sonando "imagine" de Lennon en la voz increible de Tsdii y el baile flamenco que enamora. Se cambia el fondo del escenario... un montaje del planeta: verde, marrón, blanco... un mundo, uno solo, y el mensaje... "no a la guerra" en la mente de todos.
Cae el telón y yo me levanto. Desde el segundo después del fin de la obra, mi aplauso de pié. Cómo disfruté!
Y contraste... miércoles 29. Asimetrías de Andrés Marín en el Teatro Central. Ni 24 horas después de lo vivido en el Maestranza, con las críticas en los períodicos recomendando al sevillano que no se perdieran la segunda noche de María Pagés, que se arrepenterían...
Quizás demasiado para ir tan pronto a ver otra cosa. Y no es que lo que viera anoche fuera malo, porque no lo fué... pero fué eso: otra cosa.
Andrés Marín baila diferente. Espigado, delgado, con paradas y vueltas al baile... quizás por eso su espectáculo no me llegó... jugaba con la ausencia de luz y a veces era demasiada oscuridad... (a decir verdad casi me quedo dormido). Baila poco, pinceladas... poco juego de brazos... sí, se ve que tiene técnica, pero...
3 bailoras. Una muy buena, pero les faltó ser una sola en el escenario, no hacía ni 24 horas que 10 artitas se movián como uno solo... a estas el título "asimetrías" les venía bien... pero una coreografía es algo más.
Músicas demasiado pesadas, a ratos, y la sensación a la salida del teatro que este rato lo olvidaría en breve... flaco favor le hizo lo que ví el día anterior, porque ya os digo... quizás lo vivido es más bueno de lo que yo percibí... pero son contrastes.

2 comentarios:

Blogger fabian dijo...

contraste? contraste??? que mal querido danirrr!!! ni un solo comentario sobre mi cumpleños, y ni una sola referencia a la cena!!! ma caes fatal! GRRRR [tanta bienal, tanta biena!!!]

10:03 p. m.  
Blogger danirmartin dijo...

Tranqui... que tu cumpleaños merece un post por sí sólo...

Qué no me gusta mezclar los temas!

Vaya impaciencia, che!

1:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< inicio