10.11.04

tufillo nostálgico.

Anoche fué una noche especial. Seguro que Fabián estará esperando este post, porque se la debo en gran parte (también hubo más gente) a él.
Todo empezó siendo una de esas cenas en airesevilla -que son míticas en algunos puntos de esta aldea global, según buscan clientes avisados de antemano- con sus mesas bajas, sus servilletas rojas de arrugas anti-Loles, su obligatoria botella de vino (tinto esta vez), las velas tan nórdicas, la lasagna de Juanito y lo que las hace mágicas: las inesperadas compañías. Una pareja de Madrid y un adorable americanista (que no hispanista, cierto?) inglés, Fabián&Juan y yo.
Cena y charla. Charlas de quedarte a escuchar, de valorar opiniones. De risas, claro, pero más que nada y para mí, de aprender. Ya sólo la charla de los 6 valío la pena si hubiera que valorar la noche entera.
Pero los guests se fueron a sus habitaciones, Juan a descansar pensando en su mañana de trabajo, y entonces, sólo quedamos los nocturnos.
Serían un par de horas las que pasamos Fabián y yo en aquella salita-recepción-sala-de-improvisadas-cenas... con muchos temas, pero uno que centra este post:
Hablamos mucho del blog. Del blog como concepto en general, del olvidado suyo, de los que lee, de los que recomienda, del mío, de su crítica a mi diario, de escribir, de dejar de escribir... el blog es un submundo, un mundillo, como queráis, apasionante.
Planteaba él que mi diario esta lleno de una nostalgia quizás excesiva. Detalle del que yo mismo venía dándome cuenta hacía ya un tiempo... demasiados mil novecientos noventa y tantos... y me hacía ver que recordar tanto el pasado era como negar (o ningunear) el presente... como si la vida del 2004, la que me toca vivir ahora no fuera buena, o no fuera tan interesante como aquella de los 199x...
Me pareció una crítica interesante, como crítica en sí. Pero también me ha hecho plantearme el porqué de esa manera de escribir... nostalgia?, añoranza?, no sé... vivir solo creo que lleva innato en su propio concepto momentos así, pero también, hilando más fino, creo que yo y mi entorno estamos en un punto de inflexión de nuestras vidas. 6 bodas en 2 años y medio (las que han sido y las que vendrán), encontrar en el buzón las primeras facturas de la luz y el gas a tu nombre, preguntarles a tus amigos si ya encontraron ese piso o que cuando -por fin- se instalan... son sensaciones nuevas.
Y seguía Fabián comentando mi blog, tan personal que se ha convertido, apuntando lo que se nota lo importante que son para mí mis amigos... esos que buscan su piso, que se casaron o se casan, esos que ves cada vez menos (y que por tanto valoras más el momento en que estás con ellos)
Pués sí... todo eso hace que me salga ese tufillo nostálgico cuándo estoy con ellos. Son estas nuevas circunstancias de los casi treintañeros que somos: quiero a mi gente, y cuando me siento a escribir porque algo me ha movido a ello, no sé si inconscientemente quiero reflejar de dónde viene ese cariño...
Y no es que este triste, Fabián. Me gusta mi vida... claro que me gusta mi vida! tengo suerte de tener la que tengo (que por cierto, es la que elegí, anónimo) y estos posts milnovecientos-noventaitestistas no es el echar de menos aquello... es quizás la base mi yo y de como soy.
P.D: valoré mucho tu e-mail "saludo" nada más salir a la calle. Yo también estoy de acuerdo en lo que decías.

3 comentarios:

Blogger UnderPressure dijo...

No eres tu solo el que recuerda con nostalgia aquellos partidillos de futbol, el poliladro o la alegria con la que se levantaba uno el sabado tempranito. No estoy de acuerdo con tu amigo en que eso signifique una negacion de la realidad y del momento presente, sino que todo el mundo echa la vista atras y mas o menos solo aparecen en nuestra memoria los momentos buenos.
No eres tu solo, lo que pasa es que te entiendo con la epidemia de bodas que estas atravesando.., la tuya no debe estar tampoco muy lejana, je, je.
Pues el sabado hacemos el housewarming, mi cumple y el de Mille, asi que si estas por aqui te acercas un ratillo. Habra tortilla de patatas y sangria, como debe de ser. Saludos y tambien para Sarah.

11:52 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo, Miguel... seguro que Fabián también opina lo mismo. Lo que pasa es que no se trata de que pensara que la nostalgia es negar la realidad, sino que esta sensación de que escribo demasiado sobre el pasado hace pensar que la realidad, el ahora, no me gusta (al menos eso me decía que él sentía al leerme)

Y eso es lo que intentaba explicar...

Una pena que me va a pillar lejos el housewarming... pero lo que es seguro es que más pronto que tarde, before than expected, ahí estaremos en Frederiksberg haciendóos una visita...

4:24 a. m.  
Blogger fabian dijo...

amo a vé, no me pidas que recuerde en que terminos hablaba aquella noche porque me resultaria imposible, jeje lo que si tengo claro es que no creo que haya aseverado nada sobre tu vida actual, que en absoluto puedo juzgar que sea mas o menos interesante o mas o menos triste o divertida que en ningun otro momento, PLS! quiza lo pueda haber expuesto dentro de la conversacion como una posible hipotesis sobre el origen de esa nostalgia para mi manifiesta en tu blog, pero nunca como una certeza insisto! los dioses me libren de juzgar nunca sin fundamentos la vida de un ser querido!!!
por otra parte, en algun momento dices "treintañeros" y dicen que pasamos una crisis a los 30, digo dicen porque no puedo diferenciar o ya no recuerdo cual fue mi crisis de los 30 o la de los 20, mas bién incluso hasta hoy me considero en crisis perenne ¿sera este el motivo de mi juvenil aspecto? que aun no he superado ni la crisis de los 14? [risas]
amen de crisis alguna, madurar conlleva su dolo. Crecer y sin ponerme negativo, es tambien ir perdiendo cosas, no? ahora se me ocurren millones de ejemplos: desde perder el placer y la contención del vientre materno, hasta los pelos siendo viejo, pasando por los dientes, la virginidad, la inocencia, amores, seres queridos, y las llaves a cada rato. Lo bueno es que es exponencial tambien, porque perder obvio que implica ganar, verdad? vamos a cerrar con un ejemplo satisfactorio: pierdes la virginidad sí, pero ganas el placer del sexo;)
y digo mas: si necesitas escribir posts nostalgicos escribílos hasta el cansancio, todo lo que se exterioriza deja paso a cosas nuevas como decía fito.
ademas, siempre te leeré, escribas lo que escribas, bueno, excepto tus posts futboleros obvio! [risas]
yours

5:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio