26.5.05

Y llegó...

Ya está aquí.

El toldo del balcón echado, el ventilador en el salón funcionando, el que escribe en calzoncillos, el termómetro de la Glorieta de San Lázaro, a pleno sol, marcando 37º. Lo veo desde la terraza.

En breve, el aire acondicionado del salón volverá a hacer retumbar el piso. El aparato tendrá mi edad... más o menos. El milagro es que aun funcione.

Es el verano sevillano. El que sólo está hecho para valientes.

Y no ha hecho nada más que empezar. Los 40-y-tantos ya están a la vuelta.

2 comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

....estas temperaturas me hacen pensar en si continuar buscando trabajo allí o esperar a octubre....saludos
Karmen

7:10 p. m.  
Blogger grelinno dijo...

yo hasta los 45 gardos lo levaba bien, sin fatiga, sin sudor, bien... con 45 gados pues ya la cosa cambaiba y el día que llegamos a ls 49, allá por a CruzCampo y Los Arcos, creía morir, ahí, con 49 gardos ´sí que creí morir... un abrzao

7:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio