23.6.05

Creativo.

Uno siempre ha intentado ser creativo.
Bien es cierto que a veces, esas inquietudes se quedan aparcadas en algún lugar de la mente, pero siempre están ahí, rondando y a la espera de que algún día tomen forma: a veces en forma de post, en forma de nuevo plato o nuevo "hobbie" a adoptar.
A veces, las formas creativas nacen en el trabajo:
-"Mmmm, Mari, tú que opinas que podríamos hacer con este veteado de Amarena?"-
Abro el bote, una muestra de un proveedor que lleva ya un tiempo olvidada. Es una promoción de nuevos productos. Le doy a oler esa pasta a Mari: -"no sé... huele como a chupa-chups"-
-"Me inspira algo fresquito, a mí me recuerda a la coca-cola un poco."-
Así llegamos a la conclusión que podríamos hacer un helado de limón mezclado con ese veteado... sería algo nuevo (al menos en esta ciudad taaaan clásica)


Así, seguimos hablando dentro del obrador: -"pués estoy pensando coger esas capsulitas de chocolate blanco y hacer con ellas algún helado nuevo..."-
-"Sí?, no estaría mal..."-
-"algo así haciendo un helado con base en pasta de avellana y chocolate mezclados, y poniendole unas capas de este chocolate blanco en trocitos... ¿crees que debería meterle algún veteado?"
La conversación sigue. Pensando en las medidas y pesajes oportunos, en cuantos gramos de chocolate blanco deberíamos poner en los 4 litros de helado... rapidamente mi imaginación empieza a volar. La gente llenando la heladería porque han oido hablar del nuevo sabor, lo quieren probar... busco un nombre original para el futuro éxito, la sensación del mes... debe ser también contudente y pegadizo, pero también caber en la etiqueta.
De repente alguien entra. Unos cincuenta años, barba de tres días y pantalones cortos junto con una camisa medio abierta de mangas cortas a rayas... voz aguardientosa:
-"me pones un güailabe-cola"-
Entonces despierto yo y se duerme la creatividad.

7 comentarios:

Anonymous O Rafa dijo...

Artículo extraído do jornal La Vanguardia, do dia 16/06/05

EL VERANO MÁS SECO
Los helados no son sólo una golosina
Los expertos indican que el alimento puede tener un mayor papel en la dieta, sin abusar de él

MARTA RICART - 16/06/2005
Barcelona

Aunque se trate de un producto para consumir todo el año, los helados son el alimento veraniego por excelencia. Si el calor aprieta, nadie se resiste a un refrescante helado. Pero los nutricionistas señalan que no debe verse este producto sólo como una golosina o algo que no alimenta y engorda. Puede ser un alimento con mayor presencia en nuestra dieta, dados sus valores nutricionales, y siempre que se consuma con moderación. Así se indica en El libro blanco de los helados, editado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

El libro difunde el valor alimenticio del helado, que se considera poco conocido. Un equipo de especialistas en nutrición de la Universitat de Barcelona, coordinado por la catedrática Carme Vidal, analizó sus nutrientes. "No se trata de recomendar que se consuma más o menos helado -explicó Vidal-, sino de dar a conocer los valores de un alimento que tiene buena aceptación porque gusta su sabor y es refrescante".

Los antiguos chinos y romanos ya mezclaban nieve con miel y frutas y se atribuye al viajero Marco Polo la importación de la receta del helado de Oriente a Italia. Los helados de crema o leche tienen una base láctea; los sorbetes, de zumo de fruta, y los polos, de agua. Además, suelen añadirse frutos secos o chocolate.

Según el tipo de helado varían los nutrientes, pero 100 gramos contienen unas 233 calorías, 3,3 gramos de proteínas, 26,7 de azúcares, 12,5 de grasa, 99 miligramos de calcio, minerales (fósforo, magnesio, sodio, potasio) y vitaminas. La cobertura de chocolate aporta de 64 a 166 calorías y un 45-60% más de grasas.

Cien gramos de helado lácteo aportan menos del 15% de las calorías que se recomienda consumir en un día, menos del 10% de grasas, un 10-20% del calcio, un 5-10% de las proteínas y un 30-60% de los azúcares recomendados. Así que Vidal señala que puede incluirse en la dieta, teniendo en cuenta estos aportes. Vigilando sobre todo la ingesta diaria de azúcar, los nutricionistas apuntan que el helado puede formar parte de un desayuno, una merienda o de platos del almuerzo o la cena.También puede ser un alimento que tener en cuenta en la dieta de personas con problemas de inapetencia y deglución, como los niños o ancianos.

El helado engorda más que la leche entera, pero menos que la leche con galletas o un bocadillo. Ocupa un lugar intermedio en el aporte energético entre los postres lácteos y supone una menor ingesta de grasa que los productos de pastelería, aseguran los nutricionistas. Eso sí, defienden que su consumo no sustituya el de fruta.

El libro blanco rebate ideas falsas, como que irrita la garganta: los dietistas señalan que no tiene por qué si no se traga automáticamente. Tampoco es un alimento que provoque mucha caries, pues, pese a su contenido dulce, no se retiene en la boca demasiado tiempo. A quienes les provoque dolor de cabeza comerlo (sería por la baja temperatura) se recomienda ingerirlo en pequeños bocados y despacio.

5:03 p. m.  
Anonymous Mot dijo...

Jo, pues a mí me ha parecido muy creativo, así que no se duerma esa creatividad, aunque sólo sea en teorías, lo importante es que siga viva, digo yo.

Un abraxo, creo que voy a comprarme un helado, se me ha antojado,oye, y no sé por qué, jeje.

5:31 p. m.  
Blogger danirmartin dijo...

"O Rafa" más que un comment me ha escrito un post que bien pudiera ser la mejor publicidad para el negocio.

Obrigado, pois. :)

6:41 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

po yo creo que eso de "guailabecola" sería un buen nombre pa el helado ese que te has inventado. :-)

9:20 p. m.  
Blogger kawito dijo...

que gusto llegar a este blog,,,,que chido saber qeu compartimos madredeus...que buen blog

3:13 a. m.  
Anonymous Carol B dijo...

Ñam-ñam-ñam....me flipan los helados ñam-ñam-ñam. El otro día me compré medio litro de "esa marca" y ¡qué vergüenza! me lo zampé en una tardeeeeeeee.
Besitos y oye, que tiene buena pinta el helado ese

11:03 a. m.  
Blogger grelinno dijo...

hijo, pue sno sé, yo leyéndote me he muerto de envidia por no saber hacer helados, ni veteados, ni ná de eso... eso sí, ahoar con mi sueprsifón de Adriá helados no haré peroe spumas no voy a parar!!!

12:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio