29.9.05

enganchado a Sigmundo.

Contaba en mi post acerca de la nostalgia que hay situaciones que se repiten en un corto espacio de tiempo. Esas que te hacen pensar que son señales y que no deberían pasar inadvertidas.

Es, sin duda, una energia que tienen las cosas y que se hacen visibles para que te pares a centrarte en algo que vale la pena.

Por eso, cuando en pocos días de diferencia mi primi Ariel me recomendaba en uno de nuestros mails casi diarios el diario-blog-novela de este tío resaltándome que se había enganchado y veía también un post en el blog de Miriam Blasco sobre el mismo tema no lo dudé: había que leer a Sigmundo.

Cuando empecé a leerlo y me atrapó desde el primer minuto, pensé en aquella conversación con Sarah en la terraza Flamingo, aquel día. Me dijo que esperaba de mí que este invierno que se acerca leyera más libros. Ella sabía que si no leía más era porque hacía tiempo que ninguna obra me había enganchado... -"ojalá lea algo que valga la pena"-, respondí.

La triste rutina de una heladería cuando ya no es pleno verano, los problemas de mi padre y por ende, de mi familia, el run-run de una temporada verdiblanca y el día a día con mi pareja se han visto estos últimos días acompañados por largas horas de lectura. Anoche terminé el tercer diario de Sigmundo Fernández y ahora sólo quiero que siga escribiendo.
Es como dice Miriam Blasco: no quieres que nada te moleste, quieres llegar a casa para seguir leyendo y cuando estás haciendo otra cosa piensas en lo que has leido. Ayer tarde de verdad que casi le grito a Mari un "callete, que estoy leyendo!!" cuando me contaba nosequé historia sobre su otro trabajo... así estaba ya, que incluso me he estado trayendo el portátil a la heladería para no dejar de leer.
este es el tío en cuestión...
Sigmundo es Rafa. Rafael Fernández. Cuenta que quiere ser escritor (ezcritor, dice) y en su web nos demuestra que la realidad siempre supera a la ficción. Sus diarios están llenos de eso mismo: realidad, de vida, de verdaderos yos y de historias que se piensan y no se cuentan.
A veces piensas que es un niñato infantil, a veces que está simplemente loco. Pero sigues leyendo y te planteas que es un genio que sólo dice verdades. El caso es que no puedes parar de leer.
Y cuidado: no vais a leer historias acerca de florecillas, políticas o cuestiones de intriga y asesinatos. Sigmundo nos cuenta su yo, un diario egocéntrico lleno de sexo, fantasias e ilusiones... pero un diario real. Es la libertad que internet nos ofrece y que Sig explota. Me encanta.
Así que si lees esto, Sigmundo, alguna vez: suerte y éxitos.

3 comentarios:

Blogger Migae dijo...

Vaya... dices cosas muy bonitas de Rafa!! Me alegro de que te guste leerle, vale la pena!!
Un saludito.

8:35 p. m.  
Blogger UnderPressure dijo...

Pues yo tambien he estado leyendole este fin de semana. A mi me ha parecido, aunque con algo menos de sexo, alcohol y drogas, a mi epoca en la costa guiri viene guiri va. Le da ritmo a las historias y parece que este uno mismo en la discoteca buscandose una guiri con la que salvar los muebles ese dia.
En fin, muy interesante el blog. Tambien espero que siga escribiendo para ver si vuelve con su ex novia o no. Yo creo que al final volvera..

9:41 a. m.  
Blogger grelinno dijo...

jajajaja, al final va a resultar que todos leemos a sigmundo/Rafa... yo lo leoo desde ahce ya muchos meses, creo que desde principio de año y al verdad me fascina... no sé, estoy convencido de que todos llevamos un Sigmundo dentro.

8:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< inicio