30.10.04

Vaya caritas!

A veces, las celebraciones no son cómo uno quiere.

Como contaba en mi anterior post, el jueves nos disponíamos a cenar Sarah y yo con el resto de la familia. Cumpleaños feliz, tarta y tal...

Craso error hoy por hoy. Somos una familia que trabaja junta, y por tanto, que se lleva el trabajo a casa: se habla del curro fuera de él, se discute... una historia que seguro no es nueva para el que conozca la situación.

Y claro, pasó. Empezamos a hablar de las cosas que pasan, las que deberían de pasar, o las que no deberían de pasar ahí en Montano Helados... las voces subieron de tono, mi hermana y mi padre no se entienden... y bueno, este es el resultado: la foto conmemorativa de mi 28 cumpleaños es un auténtico mojón. Vaya caritas!

Me gustaría guardar este post y esta foto para que en el futuro un día lo relea y vea de nuevo la imagen y me ria... que resulte gracioso... ojalá!. Lo cierto es que mucho tienen que cambiar las cosas para que no nos plantéemos tener que dejar de sentarnos los Rodríguez Martín en la misma mesa.

Mientras tanto, esperemos que, por lo menos, la tarta de cumpleaños que sobró les gustara al personal del restaurante... que algo positivo debió de tener aquella perfomance en "El Candil"

2 comentarios:

Blogger UnderPressure dijo...

Dani, no me alegro de que discutierais, muy al contrario. Eso pasa en todas las familias. Lo que si es cierto es que la foto es espectacular, tio....
Venga saludos y el Malaga os va a ganar a domicilio!!!

4:10 p. m.  
Blogger magdita dijo...

Si te sirve de consuelo, a mis padres ni siquiera se les pasa por la mente irnos a cenar juntos

7:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio