8.7.05

sin ganas.

Cuando pasan cosas así, se le quitan a uno las ganas de escribir acerca de las pamplinas diarias que te pasan.
Todo el día de ayer y lo que va del de hoy pendiente de la tele y sobre todo, de la radio. Todo el día de ayer y lo que va del de hoy con Londres en la cabeza.
Cabeza que no encuentra ni mótivos, ni justificaciones, ni explicaciones para un nuevo atentado de este perfil.
Me da miedo pensar que, de momento, nuestra memoria alcanza para relacionar las cifras y letras 11-S, 11-M y 7-J con lo que ocurririó aquel día, pero que vamos por un camino en que quizás se nos mezclen los acontecimientos, las siglas y las fechas.
He escuchado con mucha impotencia en algunas tertulias radiofónicas que quizás "haya que irse acostumbrando" a estos atentados. Me da miedo que, una vez completada la foto de las Azores, la próxima capital pueda ser mi amada Lisboa, que es la que puso el fondo en aquella reunión. Me da miedo pensar que las amenazas que incluyen a Dinamarca y a Italia hagan volar Københavns Hovedbanegard, la Atocha de Copenhague. Me da miedo pensar tantas cosas...
Pero también escuché que la vida sigue.
Y así debe ser.

1 comentarios:

Blogger UnderPressure dijo...

Aqui en el aeropuerto se nota mas presencia policial, la verdad. Yo no me asusto facilmente: en el aeropuerto de Malaga me pusieron un coche bomba de ETA a 20 metros, nos tuvieron que desalojar a trompicones a las 8 de la maniana, dejandolo todo como estaba. Otro dia, en informacion, recibi una llamada alertando sobre otro coche bomba. Creo recordar que todo esto fue el verano del 2000, quiza 2001.
Por eso, ahora no me asusto. Si tiene que pasar, pasara. En el aeropuerto, en el metro, en la estacion central. De alguna manera creo que tal y como reza la noticia no es que se acabe uno acostumbrando a estas barbaries, pero si que nos hemos hecho a la idea de que esto del terrorismo, no entro en si islamico o no, es algo con lo que deberemos vivir el resto de nuestras vidas.

5:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio