25.4.05

Introducción al chupito total.

En la despedida de Antonio Jesús no podía faltar una visita al Bare Nostrum. Histórico local de la Alfalfa sevillana que tantos buenos ratos nos ha visto pasar al homenejeado y al autor de este post.
Una visita al "Bare", como cariñosamente lo llamamos, no puede estar completa sin unos chupitos. Y aquí, la receta del estrella de la noche:

Llenar los 12 vasos de chupitos (nosotros ocho más cuatro invitaciones) con Amaretto di Saronno hasta casi el borde.


A continuación, agregar zumo de piña. Importante dato sobre todo cuando se había acabado dicho tipo de zumo e hicimos que fueran al almacén a buscarlo. (Almacén en la Cuesta del Rosario... unas calles más abajo)

Por último, el toque final y la gracia del invento: hacer rebosar el vasito con granadina. Ya tenemos lo que veníamos a buscar en el Bare Nostrum: el chupito piruleta.
Esta operación fue repetida en 6 ocasiones... 6 rondas de piruletas para deleite de los que no teníamos que madrugar al día siguiente y sufrido "castigo" (porque bien que se lo bebián los mamones) de los que sí.

3 comentarios:

Blogger sol y luna dijo...

mmm el chupito de piruletaa me encantaaaaaaaaaaaaaaa

besazosss

3:51 p. m.  
Blogger dolcita dijo...

ostras... ¡chupitos de piruleta! por fin sé la receta! (¿pareado?) y el bare nostrum, qué recuerdos...

11:19 p. m.  
Anonymous Carol B dijo...

Tomaré nota que yo a lo máximo que he llegado es a los chupitos de GOMINOLA (oye que entran solos)
Besitos

6:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio