18.1.06

64 horas en Londres.

Acabó el primer día completo en Londres y ya casi había gastado la tarjeta de la cámara digital. Aquello si que había sido aprovechar el tiempo...

desde primera hora de la mañana pateándonos el Londres que todos hemos visto en el cine o en la tele. Del BigBen a la Westminster Abbey. De ahí a St. James´s Park, por donde se llega a Buckingham Palace. Guardia Real saliendo del palacio y manifestación de turistas hablando todos los idiomas.

Centro, Picadilly Circus, Londres, London... autobuses rojos de dos plantas. Cabinas de teléfono de las películas de James Bond. Negros, blancos, hindues, orientales, burkas, turbantes, corbatas, faldas y zapatos de tacón. Leicester Square y lunch time. Tower of London, Tower Bridge y City Hall. Tube, Underground... fotos, fotos y más fotos. Yo estuve aquí, estuvimos aquí... -"would you please take a photo?"-, alargando la cámara te entienden en cualquier idoma.

Descanso en un centro comercial de la zona de Queensway. Capuccino tamaño familiar y revisión de los planes para la noche y para el día siguiente. Las seis y media. Hacía dos horas que se había ido el sol...

Viernes noche entre el Soho y ChinaTown. Asiáticos que te entregan publicidad de sus restaurantes, gente, más gente, turistas, londinenses -"un momento, Sarah, hazme una foto aquí"-, satisfacción por haber acertado con la cena. Restaurante japonés Ikkyusan... ¿Quién dijo que se come mal en Londres?, esto es vanguardia, the place to be. Elige un tipo de cocina y encuéntrala en esta ciudad.

Sal, pasea, baja la comida, -"vamos a un pub?"-, Soho, Nannobyte... aquí está bien. -"Joder que caro"-, como todo en Londres.

-"todo esto hemos hecho?, uff!"-, termino de ver las fotos y apago la cámara. Mañana será nuestro segundo día...

...

Los segundos días siempre van más lentos. Uno se toma su tiempo en el Caffè Nero de al lado de St. Paul´s Cathedral. Incluso no tienes prisa a la hora de escoger las postales en la tienda de la Iglesia. Se permiten pequeños lujos como esperar 15 minutos en la parada del 23 con aquel frío y cruzar medio Londres en la segunda planta de un bus que va a Portobello Road: disfrutas los 45 minutos de viaje como si fuera una ruta turística: qué más dá que sean las dos y media de la tarde cuando llegas?, valió la pena.

El mercadillo de Portobello sirvió para encargar muchos regalos a los Reyes. Y sinceramente: me hubiese gustado hacerme una foto con aquella señora de 84 años que se sentó a nuestro lado en aquella crepperia regentada por polacos y que nos contó historias de la Guerra y de Suiza. -"Take care, Madam"-

A esas alturas de nuestro viaje quedaban menos de 21 horas para hacer el check-in en el mostrador de Ryanair. Lo que no sabíamos es que lo mejor estaba aun por llegar... no, no fue la cena del sábado en aquel restaurante chino, ni el domingo de shopping en Oxford Circus y Regent Sreet. Hoy lo sé:

Si alguna vez vas a Londres no lo dudes. Ve a un musical. Electricity, Billy Elliot, Victoria Palace Theatre. Las fotos en cada punto turístico se quedan en papel o en la memoria de tu disco duro, pero lo que vivimos sentados en las butacas de aquel teatro con sabor a historia se quedan en el corazón.

Then suddenly im flying
Flying like a bird
Like electricity
Electricity
Sparks inside of me
And i'm free, I'm free

Qué bueno es no dejar de sorprenderse y seguir emocionándose. La vida vale tanto la pena...

14 comentarios:

Anonymous grelinno dijo...

Y más allá de la envidia que siempre me producen tus viajes yo ahora puedo decir que yo también estuve en ese restaurante del Soho (vía SMS, pero estuve) y, sobre todo, que tengo en mi casa un trocito de Portobello, un trocito cercano a Notting Hill con sabor a banana, banana kitsch...

Para mí está claro, siempre lo he sabido, la vida debería ser un musical en el que todos pudiésemos decir, cantar cuando nos apeteciese que "The rain in Spain stays mainly in the plain" o que sentimos ese mismo "Then suddenly im flying Flying like a bird Like electricity Electricity Sparks inside of me And i'm free, I'm free..."

La vida debería ser un musical.

2:09 p. m.  
Blogger Straja dijo...

Cuando yo estuvo en Londres también me encantó. Me chocó muchísimo la guardia real, ¿no hicisteis lo típico de probar a ver si os hacía caso?
Saludos!

3:06 p. m.  
Anonymous Ariel dijo...

Todos esos sitios que nombras son tan fámiliares para mi....Hasta ojeando las fotos me he descubierto intentando localizar mi antigua casa al fondo de Tower Bridge...Gracias por devolverme las ganas de volver allí!!!!

Todos mis besitos para ti, primi

3:10 p. m.  
Anonymous La DiviNa GILda dijo...

tu post genial...genial... pero esa ultima frase me ha puesto los pelos ocmo escarpias..y es que por que parece qhe tenemos solo esa sensacion cuando nos vamos fuera???

merece tanto todo la pena... un beso gordo...voy a ver las fotos!

5:03 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Muy buenas las fotos... sobre todo las que tomastes desde sitios altos

1:20 a. m.  
Anonymous trebol dijo...

Oido...o leido...si voy alguna vez a Londres tendré en cuenta tu recomendación del teatro...
Bonitas fotos...

8:59 a. m.  
Blogger Nepomuk dijo...

¡Aaaaaaaaah! ¡no vale, no vale! si te metes en un japonés claro que no comes mal en Londres pero... cuando haces gala de lo autóctono y te pones delante de esos... puaghs... pasteles de sesos de cordero... puaghs... y eso... esos budines de carne... puaghs... y esas patatas cocidas que saben a nada con nada... puaghs...

caca...

8:24 p. m.  
Anonymous -Keiko- dijo...

Jooooooooooo, qué chulada. Me encanta esto de leer cosas de viajes, porque cualquiera diría que yo que trabajo en un aeropuerto y que tengo derecho a 10 tramos gratis (¡me acabo de enterar!) no me haya subido nunca a un avión. Suerte que tengo a gente como tú Dani, que cuenta tan bien su viaje que me parece caminar a tu lado y sentir esas sensaciones. Al menos a la gente como yo todavía le queda el consuelo de poder volar con la imaginación. Voy a ver las fotos y a ponerme los dientes largos. Besitos.

11:25 p. m.  
Anonymous ASTURBYTE dijo...

A mi me encanta Londre y mira que nunca he estado. Me das bastante envidia... Tengo que organizar una escapadita pero yaaa!!!

2:00 p. m.  
Blogger Sefs dijo...

me encanta viajar, siempre lo diré, está claro. Me alegra que también sepas aprovechar y encontrar lo fantástico (que es mucho) de un viaje

12:13 a. m.  
Anonymous Kp dijo...

Te echo de menos
muuuuuuaaaaa


Pd:Betiiiiiiiiiii

7:35 a. m.  
Anonymous Malamala dijo...

Los viajes son lo mejor de la vida, esas sensaciones únicas e irrepetibles, esas experiencias, ese conocer gente variada, distinta, diversa..
Particularmente Londres me embrujó, todavía en los Otoños, me entran unas ganas locas de ir allí, la gente me mira raro cuando digo que es una ciudad acogedora.
Deseo que tu viaje continúe siendo tan encantador.
(ah, sigo siendo mala jajajaja)

1:35 p. m.  
Anonymous chupituni dijo...

Pues yo estoy pensando en irme, oyes, que tendrá que todo el mundo va?? así que yo pronto te daré envidia también contándote lo requetebien que me lo he pasado :)

Besitos!!

3:40 p. m.  
Anonymous Pamina dijo...

Acabo de leer tu e-mail y me he dicho, pues vamos a ver que ha escrito ultimamente y fijate tu que coincidencia de escapada.

Bueno, yo no he ido a Londres (tampoco me llama mucho la atencion) pero mi pareja por Reyes me regaló un vale para estar fuera todo el fin de semana pasado, del 20 al 23 incluidos, y que cogiera vacaciones. No tenia ni idea de adonde íbamos.
El viernes acabamos en Madrid viendo el espectaculo de Mecano, "Hoy no me puedo levantar", que habra opiniones de toda clase, pero a mi me ha encantado.
Y el sábado a la mañana cogimos un avion y a Tenerife, así por las buenas, en plan escapada.
Y me ha gustado mucho, mi cámara digital también a vuelto templando, tantas fotos al Teide, en el Loro Parque, en las playas de arena negra, por los pueblos de alrededor, ...
Es genial escaparse aunque sólo sean 3 días para desconectar!!
Besitos.
Pamina

6:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< inicio