9.2.06

Berlín fue Claudio.

Era vox populi en el CBS: media residencia de Valby se escapaba a Berlín de excursión por unos días.

Nadie en la mía, Emdrup, iba. Una pena: realmente era un viaje que me apetecía hacer, pero no quería irme sólo.

Así, con el run-run del viaje que no haría, en la sala de ordenadores de Solberj Plads estaba aquella tarde como tantas otras. Y como yo, todos aquellos exchange students. Delante de mi ordenador, Claudio.

-"so... are you going to Berlin, man?"

-"no, half of my residence go, but not me..."-, dijo el suizo.

-"and why don´t we go?"

Claudio sonrió y en menos de dos minutos ya habíamos quedado para la mañana siguiente comprar las últimas plazas en el autobús. Reservar en el hostal del que todo el mundo hablaba no fue difícil: Claudio hablaba alemán. Lo recuerdo en la oficina de turismo de Alemania cerca de la estación central de Copenhague hablando por el móvil mientras asentía con la cabeza... -"no worries, Dani, it´s not too late"-

Hoy hace cuatro años que Berlín era nuestra. Bus y Ferry. Quizás incluso lo único que une estas dos madrugadas del 8 al 9 de febrero es que a esta hora aun no dormía. Aprovechamos cada segundo... noche de cena cubana, de discotecas y de gente. Berlineses europeos, andaluz y suizo.

Berlín fue Reichstag, Puertas de Brandenburgo en restauración y monumentos al holocausto. Fue the wall y recuerdos pintados. Fue museos en bunkers nazis semiolvidados, pizzas a la salida del "S-ban" y cervezas gigantescas.

Berín fue subidas a antenas de televisión altas como la Torre Eiffel, fotos en mi cámara antigua y paseos larguísimos. Fue la re-inauguración del euro y poder decir "yo estuve en el festival del cine de la Berlinale"... qué cola más larga para conseguir entradas!

Muñequitos en los semáforos en verde con sombrero. Museo de la ciudad y ruinas del cuartel de Hitler. Silencio y meditación. Noches de discotecas en edificios masacrados por las bombas aliadas, colchones en la planta de arriba. Heineken y perritos calientes de vuelta al hostal.

Berlín fue todo eso y mucho más. Pero sobre todo Berlín fue Claudio. Claudio Nold.

Los recuerdos de aquella excursión deben estar en algún lugar de la habitación en casa de mis padres: guías, entradas, pegatinas, tickets, facturas, revistas... las fotos están en mi disco duro, incluso quizás alguien conserve los e-mails kilométricos que escribía yo en aquella época. Pero me falta una cosa para que mis recuerdos estén cerrados: qué habrá sido de él?

...

La última vez que estuve en Emdrup, este verano, conocí a un brasileño en la Yellow Kitchen. Dijo una cosa que es una gran verdad: que la vida del estudiante en el extranjero tiene un punto muy triste cuando sabes que en la mayoría de las ocasiones, al despedirte de un amigo que lo ha sido con mayusculas, sabes que es para siempre.

No sé si será así con él, pero llevo 4 años preguntándome que será de aquel chico suizo, bajito y con esa eterna sonrisa camuflada en su seriedad aparente. Munich?, St. Gallen?, Londres? Con lo fácil que hubiese sido pasarnos un e-mail... quién sabe, quizás no nos dimos cuenta de que a veces el mundo es muy pequeño, pero otras es infinito.

Te mando un abrazo, Claudio, wherever you are.

8 comentarios:

Blogger grelinno dijo...

"quizás no nos dimos cuenta de que a veces el mundo es muy pequeño, pero otras es infinito"

Ese punto de nostalgia vivida y revivida es el que hace que cada vez me cueste más conocer a gente nueva porque sé que al final ya sea yo, ya sea el otro o la otra, o la propia vida siempre se tiende a separarse, a poner tiera de por medio y, en mi caso, por mucho que pase u ocurra -sea bueno o sea malo lo pasado u ocurrido- si le hago un hueco a alguien es para siempre y esa nostalgia que de vez en cuando acaba asaltando tras la marcha, ese hueco que queda, no se llena con nada, ni siquiera con recuerdos. Un abrazo.

(Eso sí, a mi Berlín me da una pereza tela)

8:40 a. m.  
Anonymous Ariel dijo...

Cuántas veces he sentido lo mismo: Naty, Louise, Gen, Anna, Lisa, rita, Paul...¿Pensarán ellos alguna vez en mi?

besos primo

10:25 a. m.  
Blogger Nepomuk dijo...

Bueno, veras...yo diría que esos "determinados amigos" son así porque tienen que ser así. Porque si los guardas el tiempo se encarga de hacerlos pesados... egoistas... envidiosos... pasotas...

Mientras que... míralos así. Guardados en celofán de pasado. Impecables :)

9:09 p. m.  
Blogger danirmartin dijo...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

3:26 a. m.  
Blogger luigi dijo...

Dios, la carne de gallina, un escalofrío que me ha dejado helado, recorriendome el cuerpo mientras leia, mientras recordaba mis diez meses en Roma... Yo iba siempre con españoles, y no mantenemos el contacto, pero nos tenemos localizados, y cuando hemos hablado, o alguna vez que hemos quedado, ha sido como si no hubiera pasado el tiempo, como si cada uno de los dias del mas de año y medio que llevamos separados, nos hubieramos visto y hablado y compartido todo.
La vida da muchas vueltas, y puede, que te encuentres con aquel chico suizo en el lugar mas insospechado y en el momento menos esperado.;)

12:54 p. m.  
Anonymous Juanito dijo...

Una cosa, dani; el link de apoyar a dinamarca creo que se te ha descontrolado y ha convertido al de la heladería :D

8:12 p. m.  
Blogger jp dijo...

Oh Dani,nem um numero de telefone restou?
beijinho

11:31 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

+44 7831 672 105 este es su número de móbil mucha suerte

3:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< inicio